Reforma local, Madrid

Hemos convertido este local de la calle San Bernardo 58, que en su origen era una tienda de complementos, en un local abierto al público de belleza exclusivo para el cuerpo. El local, que en un principio disponía de poca luz, lo hemos convertido en un espacio luminoso y agradable para que sus clientes se sientan en bienestar. Para ello, hemos realizado una fachada abierta a la calle, con tarima en el suelo y utilizando los colores corporativos de la franquicia, blanco y amarillo, dando un resultado limpio y claro.